Lifting de muslos

/, Hombre, Mujer/Lifting de muslos
­
  • LIFTING-DE-MUSLO

Lifting de muslos

Los motivos más frecuentes para realizarse un lifting de muslos son: paso natural de la edad, reducción de elasticidad de la piel, reducción del volumen muscular, exceso de piel tras aumentos o bajas bruscas de peso.

AGENDAR HORA

Categorías: , ,

Descripción del producto

1) Qué es y cuáles son sus beneficios

Durante la consulta con el cirujano plástico, se le explicará todo aquello que tenga que ver con el tratamiento: que método de lifting de muslos es más adecuado para usted, qué resultado puede esperar, los posibles riesgos, el lugar y la longitud de la cicatriz. El médico valorará si usted es, o no, un buen candidato para una intervención de lifting de muslos. Los motivos más frecuentes para realizarse un lifting de muslos son: paso natural de la edad, reducción de elasticidad de la piel, reducción del volumen muscular, exceso de piel tras aumentos o bajas bruscas de peso.

2) En qué consiste el procedimiento

Hay diversos tipos de lifting: los principales son: de muslos medio (parte interna y lateral de los muslos), de muslos lateral (parte externa y frontal de los muslos), reducción de la piel de la parte interna y externa de la parte superior de los muslos, más la parte superior de las piernas(longitudinalmente), entre otros. Esta operación es muy habitual después de una abdominoplastia. El lifting de muslos es una intervención que se lleva a cabo con sedación. No es necesario utilizar la anestesia tradicional. La gran ventaja de la sedación es que este método es más seguro que la anestesia general. El paciente no sentirá nada durante la operación, y pocas horas después de la intervención se sentirá bien y no tendrá que pasar por los molestos efectos secundarios de una anestesia general.

3) Consideraciones posoperatorias

Durante la consulta con el equipo médico cirujano, se le explicará todo lo necesario sobre los cuidados postoperatorios necesarios, sin embargo, las complicaciones quirúrgicas generales que se podrían presentar después de cualquier operación, son: acumulación de sangre bajo la piel, infecciones, los trastornos de la sensibilidad, la mala cicatrización o las reacciones alérgicas, entre otras